lunes, 29 de agosto de 2016

Crónica: Rock In Palma 2016

Día histórico el que se nos venía encima el pasado 27 de agosto cuando, gracias al trabajo de Deathlight Music, Trui Espectacles y Bloch Entertainment, 8 bandas iban a desplegar su repertorio en la primera edición del Rock In Palma. Si ya era raro ver a estas bandas en Mallorca (de hecho la mitad del cartel "debutaba"en la isla) imagínate lo que suponía para los jebis mallorquines tener 8 bandas seguidas el mismo día. No se hacía una apuesta así desde el Foc a Sa Barraca, que en 2003 (ha llovido) reunió a Hammerfall, Avalanch, Obús, Skunk D.F. e ilustres bandas de la isla como Detrimental Threat o Dawhoeenchilada. Ya tocaba tener, por fin, otra apuesta para el Rock y el Metal en forma de festival y así fue. Grandes bandas internacionales como Europe y Freedom Call, Importantes nombres nacionales como Leo Jiménez, Warcry o los incombustibles Obús, efectivas apuestas locales como Esquit Arreu y Skyline y... El Chivi (con el que, lo reconozco, me partí de risa) se reunieron en el recinto de Son Fusteret que hasta ahora lo más heavy que había visto era un concierto de Estopa (miento, vinieron Guns N' Roses + The Darkness en 2012) y nos hicieron pasar unas 10 horas de Metal enormes.


Pero es que la cosa iba más allá de si el cartel molaba o no, era una oportunidad de vernos todos los jebis de la isla, que ya formamos una piña en la que nos conocemos entre todos. Y sí, así fue, una gran reunión de amigos que derivó en un fiestón del que todavía me dura la resaca. La velada rockera abría con una de las sorpresas del cartel, El Chivi. Debo decir que mi primera impresión al anunciarlo no fue muy positiva que digamos (NADA positiva), lo que había escuchado del fulano en cuestión no me atraía en exceso, pero bueno. Al llegar al festival, birra y bocata en mano, me puse a verlo de lejos y sí, me partí el culo. El muchacho solo, guitarra acústica en mano y a base de temas como De Príncipes Azules y Princesas, QTFMP (Que Te Follen Mari Pili, jodidamente espectacular esa canción), Coños o la mítica El Abuelo Es Gay, consiguó sacar las risas a más de uno... y la vergüenza ajena a algún otro. Al final con gente como El Chivi la cosa se basa en eso, si te hace gracia lo vas a disfrutar y si no, pues no. Yo, era escéptico, lo reconozco, pero la verdad es que ese humor basto con lenguaje soez y baratero me partió por la mitad y fue una buena forma de abrir la veda. A continuación tocaba ir al 'main stage' para un ejercicio de nostalgia para los amantes del Hard Rock de la isla, los míticos Skyline se subían al escenario acompañados de Gorka Alegre (ex-Barón Rojo y ex-Ñu) al bajo y Nico Soto a la voz, que luego cambiarían por Ramón Grife y Jose Sanchez (voz y bajo originales de la banda). La lástima (en mi humilde opinión) fue que la mitad del setlist lo componían covers de temas clásicos, que oye, escuchar Burn, Welcome To The Jungle o I Surrender bien interpretadas (porque eso es innegable, son musicazos y lo bordaron) siempre mola, pero tenía muchas ganas de escuchar más temas propios, de los cuales cayeron Full Of Empty, I've Waited Too Long, Can't Get Enough, No Pain y Closed Mind y eché de menos Walking The City, que me parece un temarral acojonante, de su mítico album Satisfaction (discazo enormemente recomendable para fans del buen Hard Rock) antes de cerrar con Highway to Hell con Sylvia K-Sley a la voz, un tema con el que acabarían de animar al público que se acercó a disfrutar de unos Skyline que sonaron realmente bien y dieron un buen show, con mucha actitud rockera y mostrando un enorme saber hacer sobre las tablas.

Acto seguido y en un no parar, tocaba volar al Devil Stage, donde Esquit Arreu, desde Palma (Milwaukee) nos iban a poner cachondos a todos y se iban a 'barrinar' a todas. Ya que me habéis visto haciendo muchas bromas sobre el tema, os los presento para los que no los conozcáis. Esquit Arreu son una banda satírica de Glam ochentero (algo así como Steel Panther) a la mallorquina formada por músicos ilustres de la isla. Debo decir que es la segunda vez que los veía (la primera fue con el Reno Renardo hace cosa de un año) y esta vez molaron mucho más. Se les vio mucho más sueltos, divertidos y muy, muy enérgicos. Jewell, Keisi, Twisted y Stake salieron a por todas y, mientras le tiraban la caña a todas las mujeres de las primeras filas, descargaron los temas de su repertorio como Documents de Mascle, la enorme Mallorquina Bona i Fina o las divertidas Margalida Cocodrilo (en la que lanzaron unos cocodrilos hinchables de estos de chiringuito de playa) o Magalluf Weekend en la que lanzaron condones al público. Sexo, drogas y Rock N' Roll, sobre todo lo primero y lo último, si no follas en un concierto de Esquit Arreu, es porque no quieres cagondios. Siguieron con Tienes Unos Ojos que Vaya Tetas antes de rematar con 4 de sus temas más reconocidos, Esquit Arreu (tema homónimo), con unos teclados a lo Van Halen, Aroma Familiar esa preciosa balada en la que el fulano le confiesa a su novia que se ha tirado a su madre, Enrrevenats (que Bon Jovi copiaría para crear It's My Life) y para cerrar, como no, Sa Perdiu Comanda. Risas y buen rollo aparte, Esquit Arreu lo petaron, en poco tiempo se han ganado un nombre muy querido en la escena rockera mallorquina y la verdad es que dieron un concierto enorme.

Y tras ver como Esquit Arreu lo petaba, era turno para una de las bandas estrella de la noche. Los asturianos Warcry venían por primera vez a Palma tras el malentendido (yo le llamo así) que hizo que cancelaran su actuación el año pasado con motivo de la visita a Palma del crucero de Wacken. Victor García y los suyos tenían la presión añadida de enmendar aquello con un buen concierto y bueno, sufrieron el problema (aspecto a mejorar para próximas ediciones) del bajo sonido del escenario principal, en el cual tanto ellos como Europe y Freedom Call sonaron flojo (en cambio, el escenario pequeño se oía desde mi casa a casi 3 km del recinto). Aún así, estuvieron bien y prueba de ello era la cara de satisfacción de los fans que se congregaron frente al escenario al terminar el show. Yo debo reconocerlo, no soy un gran fan de Warcry, pero no se puede negar que una vez solucionaron los problemillas de sonido dieron un buen show. Con un Víctor García animado, activo e interactuando bastante con el respetabe, Warcry dieron un repaso a su discografía con temas recientes como Quiero Oírte, con la que abrieron, Siempre o Huelo el Miedo, alternando con clásicos como Capitán Lawrence, Cobarde, Devorando el Corazón o Contra el Viento. Personalmente disfruté de los temas que sí me gustan de Warcry como Tú Mismo, las mencionadas Cobarde y Huelo el Miedo o la final Hoy Gano Yo, con la que cerraron un show que dejó contentos a sus seguidores. Bien por Warcry pero personalmente disfruté más la siguiente actuación, la de Leo Jiménez. Ver a uno de los principales culpables de mis greñas sobre las tablas era un gran atractivo pese a que su reciente trabajo, La Factoría del Contraste, no me acababa de entusiasmar. Pero oye, Leo y los suyos dieron un show enorme, con muy buena actitud, energía y un sonido atronador (algo saturado al principio). Abrieron con Desde Niño (auténtico temazo) para seguir con Condenado, y dieron un buen repaso a casi toda su carrera en solitario y del señor Jiménez hay que reconocer una cosa, que es la honestidad y la confianza que tiene en su trabajo, otro a lo mejor habría acabado por copar el setlist de temas de Saratoga, pero él tiene confianza suficiente en su material como para tirar adelante con él y está claro que su público le agradece esa honestidad. Volviendo al concierto, Leo mostró mucha energía y un buen estado de forma a nivel vocal, los años pasan pero él sigue gozando de una portentosa voz con la que consigue llenar el escenario. Tras Misantropía y Volar, presentó varios temas de su último disco como Hambre o Con Razón o Sin Razón, que sonaron bastante bien y ante las que la peña reaccionó con la misma energía que con los temas más clásicos. Caminos de Agua, Caballo Viejo y Tu Destino, dejaban paso al cierre del concierto con el cover de Mecano que lo petó en su época en Stravaganzza, esa versión metalera de Hijo de La Luna que sonó muy bien y cerró por todo lo alto el gran show que dió el de Fuenlabrada y su banda. Añadir que, según me comentaron algunos amigos, al acabar el concierto Leo se paseó durante un buen rato por el festival, haciéndose fotos con sus seguidores y mostrándose muy amable con todo el mundo, cosa que se agradece.

Turno ahora para las estrellas de la noche, con el tiempo justo para que la gente se cambie de escenario, me situé en un lateral y desde ahí vi los suecos Europe abrían su show con War of Kings y Hole In My Pocket, los dos mejores temas de su reciente trabajo discográfico. Para contentar a los fans de lo clásico, Europe hicieron un setlist que alternaba temas recientes con otros clásicos, así tras ese arranque basado en el War of Kings, llegó Rock The Night y las caras de la mayoría de la gente cambiaron y empezaron a saltar. Con Joey Tempest liderando con mucha simpatía y dando las gracias, las buenas noches y demás en bon mallorquí, la banda se mostró sobria y elegante, solo falló, como he comentado en el párrafo de Warcry, el sonido, que fue muy bajo para ser los cabezas de cartel. Pero eso no empañó el buen hacer de Tempest, Norum (enorme a las seis cuerdas, como siempre) y compañía. Siguieron alternando épocas con Scream Of Anger y Last Look At Eden antes de sacar los mecheros a pasear con el baladón de Europe por excelencia, Carrie (que copiaron de la original Cati, de Esquit Arreu) con la que pusieron los pelos de punta a más de uno. Tras Carrie, Joey Tempest bajó a las vallas para interpretar Second Day, del último disco, junto el público. Decir que, si el año pasado en Barcelona me parecieron sosetes y fríos, el sábado en Son Fusteret cambió totalmente mi impresión sobre ellos. En Son Fusteret vimos a un Joey Tempest cercano y simpático, nada que ver con la seriedad que me transmitieron en Barcelona. Tras una Firebox que sonó genial, John Norum se sacó un breve solo que sirvió de intro para Sign of The Times. Girl From Lebanon, Ready Or Not (en la que Tempest acompañó con la guitarra), y Nothin' To Ya, dejaron paso al gran final del show, que llegaría en forma de clásicos tras el solo de batería de Ian Haugland, clásicos como Superstitious, Cherokee, Days Of rock N' Roll (que es reciente, sí, pero encaja perfectamente) y, como no, el motivo por el que mucha gente se desplazó al recinto, The Final Coundown, un tema que sí, está trilladísimo, estamos hasta los huevos de oírla por la radio, pero es un temazo acojonante y provocó un terremoto en la isla. Europe dieron un show enorme, muy sobrio, mostrando mucha veterania y saber hacer y, como he comentado, se mostraron muy activos y simpáticos, sobre todo Joey Tempest, por el que parece que no pasan los años (salvo en que de cara cada vez se parece más a Raphael).

Las fuerzas escaseaban y el alcohol hacía efecto en el momento justo, que era cuando los incombustibles Obús se subieron al escenario. Muchas hostias les han caído por la aparición de Fortu en Telecinco, a mi mismo me sentó como una patada en el nabo, pero si luego salen a las tablas y dan un show como el que dieron en Palma, se lo perdono. A base de clásicos atemporales como Juego Sucio, Más Que un Dios o Te Visitará La Muerte, Fortu y compañía volvieron loca a la gente, que estuvo entregadísima a la banda madrileña. Entre gritos de Fortu de "¡¿Estáis cansados?!", alcohol y mucho Rock N' Roll, Obús lo petaron. Que te Jodan, El Que Más, La Raya... seguían cayendo antes del gran final, que llegaría con una extendida versión del Prepárate (que dice mi madre que se escuchaba perfectamente desde casa), en la que el batería Carlos Mirat se puso a tocar una escalera con sus baquetas mientras Fortu ocupaba su lugar en los tambores, todo eso bajo la atenta mirada de Leo Jiménez a un lateral del escenario. Botella de Cutty Shark para el público como presagio del final con el gran clásico de Obús, que no es otro que ese gran himno de borracheras titulado Vamos Muy Bien, con el que la mítica banda cerraría un show que sorprendió a más de uno e hizo disfrutar de lo lindo a sus seguidores. Y, finalmente, era turno para el descubrimiento del festival. Ya los conocía un poco, pero solo de nombre y temas sueltos, pero es cierto que los alemanes Freedom Call me hicieron disfrutar un montón son su Happy Power Metal, heredero directo de Helloween o Gamma Ray pero más happy todavía si cabe. Chris Bay, Lars Rettkowitz, Ilker Ersin y Ramy Ali molaron un montón, alegres, sonrientes, divertidos y siempre interactuando con la gente, (me encantó el comentario de Chris Bay al beber un trago de Amstel diciento que le "encanta el agua de España" o eso entendí yo). Abrieron con Union Of The Strong y a continuación nos hicieron saltar a todos con los animados teclados de Tears of Babylon. Siguieron powermetaleando con el tema homónomo Freedom Call, en la que el público acompañó en los coros, Farewell o Heart of a Warrior y dieron buenas muestras de ser una banda con un gran directo frente a un público que se lo pasó muy bien con los de Nürnberg. Presentaron su próximo disco (que aún no tiene fecha de salida) con los singles Hammer Of the Gods y 666 weeks Beyond Eternity, dos temas 100% Freedom Call, y que sonaron realmente bien, por lo que parece que el nuevo trabajo tiene buena pinta. Pasadas ya las tres y media de la madrugada, fueron cerrando su show y con él el festival, con Power & Glory, la enorme Warriors y Land of The Light, muy celebradas por un público copado por seguidores de la banda y gente que, como un servidor, hizo los deberes aprendiéndose los himnos de esta buena gente. Gran concierto de Freedom Call que nos dejó un gran sabor de boca para terminar el festival.

Una noche inolvidable, solo así se puede describir el Rock In Palma. Muchos amigos, muchas risas, fiesta, grandes bandas sobre el escenario y una organización, para mi, excelente (sobre todo siendo una primera edición). Como único aspecto que veo a mejorar, el sonido de los escenarios, que para mi fue la única pega. El precio de la entrada perfectamente razonable (sobre todo si no esperaste al final a pillar la entrada), los precios de bebida y comida entraban dentro de lo normal en un festival, los baños bastante bien cuidados, buena variedad de comidas, el puesto de minusválidos bien situado (esa fue mi impresión, me corregirán si me equivoco, pero nada que ver con el estropicio que hizo cierto festival de Barcelona con eso)... todo bien. Pero, insisto en que lo importante iba más allá de todo eso, para mi fue una ocasión de ver reunida a toda la familia rockera de la isla para apoyar a un evento que debe tener continuidad y crecer y está en nuestra mano que así sea. Creo que la afluencia de público podría haber sido mejor, pero espero que haya sido suficiente como para que podamos celebrar un segundo Rock In Palma y lograr que este festival vaya a más. De momento y mientras esperamos noticias, no queda otra que felicitar y agradecer a las promotoras su enorme esfuerzo durante tantos meses para darnos un festival como este. Montar este tipo de eventos tiene que ser una auténtica locura, por lo que tiene muchísimo mérito lo que consiguió esta gente en su primera experiencia montando tan monstruoso evento. Ahora esperamos con ansia el Rock In Palma 2017.

Los fotones que véis han sido cedidos por el gran Lluís Terrassa de El Mon del Rock. Gràcies, crack!




2 comentarios:

  1. Envidia sana por Europe (y El Chivi XD).

    ResponderEliminar
  2. La frase más escuchada antes del concierto fue "hay que ir" y durante el concierto fue "había que venir". El apoyo del público era fundamental y creo, a falta de cifras oficiales, que se logró.
    Leo Jimenez... el mejor concierto de todos y eso que a mi su música no me gusta mucho, alguna canción, sin embargo desde el inicio con la intro de la banda sonora de Conan ya me ganaron. Esperaba como versión Domination o Painkiller, me hubiera encantado... al final fue Hijo de la Luna. Bueno, no estuvo nada pero que nada mal. De hecho cuando terminó dije, este es el mejor concierto que vamos a ver esta noche y personalmente así fue.
    Esperemos que haya más ediciones. Aunque en festivales grandes hay que estar trabajando un año antes y eso... debe ser agotador.

    ResponderEliminar